martes, 31 de enero de 2017

¿A dónde se va el amor? Cap. I

BA. Marzo '98

Lo básico: tener hambre, tener frío. Me dejaste de dar porque te lastimaba. Cuando me dejaste de dar no te pude decir nada. Pasó el tiempo. El tiempo siempre transcurre y diversifica el dolor, lo disemina, lo hace estallar como vidrios en la sangre, como vidrios diminutos por toda, toda la sangre. Y entonces, con el tiempo, cada pensamiento se vitrifica. O se vuelve transparente o se ensucia. Depende. Depende de si se piensa con el estómago o con la sangre. Claro. Se tendrán pensamientos transparentes, duros, rígidos, fríos, o de los otros, los que arrastran la bilis y el esternón, los que se desangran en palabras. Depende. Por eso, a medida que se vitrifique mi pensamiento de vos, irás desapareciendo. Definitivamente. ¿Dónde se va el amor?. De tanto preguntarlo, de tanto preguntártelo, de tanto preguntármelo se me agotaron las respuestas. El dolor, no, eso no se agota. Hay un dolor único, incomparable, infinito. El dolor nos agobió sin dejarnos respirar, incluso. Vos que sos todas las mujeres de mi vida, que sos y fuiste para mí todas las mujeres en una, nunca supiste responderme. Vos,mamá, que fuiste la primera en abandonarme y en no saber responderme, cuando aún nos quedaba todo el amor por delante.

Y sí, ¿dónde se va el amor? La pregunta implosiona más que la respuesta. Es más, hace tiempo que ya no me interesa la respuesta. Ni la mía ni la de nadie. Existen preguntas de las que una sabe desde antes de pronunciarlas que no tienen ni tendrán respuestas. Pero poco importa, se sigue preguntando. No puedo recordar cuándo hice esta pregunta por primera vez, pero sí cuándo fue la última: anoche, anoche cuando cerraste la puerta tras de vos, tras darme ese último beso, en mi hombro izquierdo, tu hombro preferido, el mismo en que te apoyabas cada noche para dormir, el mismo que me mordías cada mañana al darnos nuestro abrazo mañanero.

....................................................................


SEG

Narración retomada y en progreso de '¿A dónde se va el amor? Una historia que es cuestión de mujeres'. 



domingo, 15 de enero de 2017

por siempre

Nunca había creído en la eternidad
Hasta hace días
Ya no se hacen las promesas de antes
Ahora
no existen más alianzas que los besos
Pero se sabe
No hay más amor
sino es ese
Ese que cruza
todo punto infinitesimal
más allá del tiempo 
y del aire

SEG 050117

viernes, 2 de diciembre de 2016

lámparas

En el fondo había un pino azul
El viejo había hecho un cable larguísimo
y en cada tramo de unos 20 centímetros
había puesto una lámpara de color
Se iban sorteando
los colores
uno a uno
Que el rojo
el amarillo el verde el azul
Y así
Cada 8 de diciembre
mientras yo armaba el arbolito en el comedor
y mamá preparaba la cena
el viejo se subía a la escalera
y desde la punta del pino azul del fondo de la casa de Paso del Rey
enroscaba una a una 
las lámparas
Era una fiesta
de las fiestas 
cuando se encendía
Y el vibrar de los colores 
se mezclaba con los aromas del patio
Jazmines azules
Rosas verdes
Malvones amarillos
Y así
Navidades
NaviDada
NaviPapa
Eso

SEG 21216

domingo, 20 de noviembre de 2016

ecos

Ausencia vertiginosa en el rocío
Es ese código amarillo 
despierto en la mirada

Cae agónica en el olvido que de-le-tre-a
y su nombre duerme disimulado
en el tapiz laberíntico e insondable de los sueños

Alguna vez hubo un retorno
de palabras frágiles
en cristales absurdos
en desnudas presencias
que serpenteaban voces

Ahora
angostada
pero lumínica
es puro verbo
que trastabilla 
pero se yergue
en los ecos


SEG 93.16

escozor

trepa la carne
        ventrículos de cera
         que desangran las manos

Hay una clavija
un cerrojo
un cerco de silencios

    No puede escapar 
      /o no sabe/

(tengo tu muerte / que me roba los ojos
en el mismo instante
con el mismo escozor
del haz de brea que ciega el cielo)


SEG 1985

lunes, 7 de noviembre de 2016

Barceloneta

busca/ entre los vidrios gastados por la arena/sobre todo los verdes/que son los que adora/
busca/ aquel rostro primigenio/ de rasgo untuoso y perfumado/después de la crema biuti/
ese perfil pálido y bronceado, a veces/que era el de su madre/ A pocos lugares, desde los que venía caminando/ le hubiera gustado ir/ como a ese/ Y llevarla por los barcitos/ de tapeo y cañas/ y por las chocolaterías de apellido familiar/ y ver juntas/ esas luces de casi Navidad/ con nieve y todo/ Pero estaba allí/ siete años después/ y no era el Tibet/ Siete años después/ y sin su madre/ Estaba allí/ sentada en la arena dura del Mediterráneo/ como si fuera el césped del jardín de atrás de su casa de Paso del Rey/ Sentada allí como si ese reino de arena y mar le perteneciera desde el tiempo de los tiempos/ Y como si su madre y ella/ taconearan por las Ramblas/ para luego ir a sentarse en Montaditos/ un miércoles cualquiera/ y tomar cerveza con barquitos de tortillas y tapas de jamón crudo/ Pero no/ ella estaba sola en su Tierra Prometida/ En la Barcelona que había soñado desde aquel caset en el que Serrat le cantara que había nacido en el Mediterráneo/ allá por inicios de los '70/ Estaba en su Nirvana/ En su PaísdelSiempreyParaSiempre/ Y no quería irse nunca más


SEG noviembre 7 20102016

En 'El retorno al cielo de los perros o La descomposición del karma'

martes, 11 de octubre de 2016

escribir

acerca de la gloria
o de lo insulso
acerca de lo nimio
o lo voraz

Pero escribir

Como el diosdado 
entre la lengua
en una escena antigua
con un pabellón de luces
y banderas por detrás
Así

SEG 5516